Seleccionar página

No es conveniente realizar ninguna acción en internet antes de diseñar una #Estrategia online ganadora. En este post daremos las claves para hacerlo correctamente.

Cuenta con un Plan de Marketing general

Lo primero que deberemos hacer en cualquier negocio es desarrollar un #plandemarketing general. No sólo pensando en online sino también offline. Toda actividad que no piense hoy en la integración de estos 2 planos, está abocada al fracaso.  Por ello es fundamental que ambos estén coordinados y se dirijan hacia los mismos objetivos . Las vertientes online y offline generarán de esta forma sinergias y un efecto multiplicador de las diferentes acciones que desarrollemos en nuestro Plan de Marketing.

Hoy en día todavía hay muchos negocios que funcionan sin un Plan de Marketing, realizando acciones más o menos dirigidas. Pero sin un plan, en el mejor de los casos, estas empresas estarán dando palos de ciego. De esta manera no optimizarán jamás los resultados en base al esfuerzo realizado.

Cómo debe ser una estrategia de Marketing Online

La estrategia de #marketingonline deberá identificar cómo se va a llegar al público objetivo a través del uso de los medios digitales.

No estamos hablando de disponer de un sitio web donde explicar lo que hacemos y lanzar contenidos esporádicos a través de las #redessociales. Esto, sin más, no nos llevará a ninguna parte, o por lo menos no a donde queremos ir.

En ocasiones se gasta demasiado en el desarrollo de una página web que no nos va a dar resultados. Y esto será así si no es acorde con la estrategia que deberíamos haber definido. En muchas ocasiones, una página web más sencilla y económica va a cumplir mejor los objetivos de nuestra estrategia digital.

Se trata de optimizar las inversiones realizadas para obtener el mejor resultado con ellas. La página web será en muchos casos el núcleo de nuestra estrategia digital. Por ello es también vital que se haya realizado siguiendo la estrategia establecida y permita así que ésta se lleve a cabo.

El público objetivo en el  punto de mira

Para construir una estrategia eficaz, siempre deberemos pensar primero en el cliente. Especialmente desde la irrupción del web 2.0 y las redes sociales. Y a partir del cliente, desarrollar nuestra gama productos y servicios y el cómo se lo vamos a presentar.

Un error que se debe evitar a toda costa es el de hacer el camino inverso y buscar clientes para nuestros productos y servicios. Este es un camino cuesta arriba y que en muchos casos no nos va a llevar a ninguna parte.

Pongámonos pues en la piel de un cliente tipo y definámoslo de arriba abajo. Y hagámoslo tanto para un cliente offline, como para un cliente que comprará online. Ambos podrían tener tipologías y hábitos diferentes.

Ahora que conocemos mejor a nuestro cliente, tendremos que definir qué quiere exactamente cuando se maneja online. A partir del conocimiento de nuestro público objetivo, podremos establecer  hipótesis bien fundamentadas.

Tendremos que preguntarnos también qué quiere obtener nuestro público objetivo del entorno online. ¿Por qué están ahí?

Una vez tengamos claras las respuestas a estas preguntas, podremos elegir correctamente los canales online a utilizar. También deberemos definir los puntos y momentos de contacto con el cliente.

Conoce a tu competencia

Ahora que conocemos a nuestro público objetivo, les tenemos que transmitir que nuestra oferta de productos y servicios es mejor que la de nuestra competencia.

Y para construir una oferta ganadora, deberemos saber quién es nuestra competencia y qué ofrece. Y no sólo eso, sino también cómo se lo comunica a nuestro público objetivo.

De esta manera, podremos construir una propuesta única, diferenciada y más atractiva que la de nuestros competidores. Pero lo más importante es que nuestro público objetivo la perciba así. Nuestra estrategia digital se debe concentrar en acceder a nuestro público objetivo, para comunicarle esa propuesta única.

Ahora que tenemos bien fundamentadas las bases de nuestro plan de marketing, podremos construir el resto. Diseñar las acciones a realizar de forma coherente con nuestros objetivos y rentabilizar nuestras inversiones.